El Mundo a tus Pies

Cuando te das cuenta que subiendo a una montaña, viviendo de la forma mas sencilla, es la única forma de tener el mundo a tus pies, ese momento es ÉPICO.

El secreto está en lo sencillo.

Ceci, mi hermana que hace unos años partió al cielo, hablando de su vocación, decía:

«Todas las historias del llamado de Dios a las almas son maravillosas. Así como cuando subimos a una montaña y descubrimos paisajes únicos que se nos quedan grabadísimos. Y que por más que saquemos fotos buenísimas no es lo mismo mostrárselas a otro que haberlo vivido. Por más que uno intente contar, quedarán mil matices para el alma y para Dios»

Compartir
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *