Lo que no se ve

Navegando por los lagos del Calafate, te encontras con varios témpanos.
Los témpanos son desprendimientos de glaciares. Dicen que el tamaño de los témpanos que vemos flotando, son solo el 10% y lo que no vemos, son casi 9 veces más grande de lo que se ve flotar.

Ni bien escuché esto, me puse a pensar y armar la analogía y a reflexionar sobre ella. A veces nos pasa que juzgamos muy rápido y/o subestimamos otro tanto, si vemos el logro de una persona “ah, ese la tiene fácil”, “su papá lo ayudó”, “es instagramer, le sobra la plata”, “así cualquiera”, “algún contacto tiene para ser el gerente”.

Si lo vemos fracasar lo mismo “era sabido”, “siempre lo mismo”, “vino mal predispuesto” y así podría seguir con miles de ejemplos. Lo que no se ve… es como un témpano, 9 veces más grande… el esfuerzo que hay detrás, el sacrificio por delante, las cosas que dejamos de lado, remarla en dulce de leche, las ganas de llevarse bien que tiene con vos y vos, lo que le duelen sus errores, sus fracasos, y así sucesivamente.
Aprendamos a tener una mirada más global de las cosas, entendamos que lo que se ve es casi un 10% de lo que es realmente.

Tengamos una mirada más de y en caridad para con el otro, no nos tomemos las cosas tan personales, recuerden que el otro también, anda con sus historietas.

Somos muy rápidos para juzgar y muy lentos para escuchar.
Somos muy rápidos para filmar y muy lentos para mirar.

Lo que no se ve, es mucho más grande… 9 veces más grande de lo que es en realidad.

Compartir
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *